jesus desierto
La expresión “despertar religioso” puede llevar a equívocos si sólo nos referimos con ella a la época de la infancia. En la sociedad actual y el mundo en el que nos ha tocado vivir la presencia de lo religioso está desapareciendo. Por eso mismo creo que la expresión “despertar” no es sólo una cosa de niños, sino de todos, incluidos aquellos que ya nos creemos “despiertos”. Si la experiencia religiosa es una experiencia y una relación personal, no tiene porque ser su comienzo como el de la enseñanza escolar, aunque fuera lo ideal, no se trata sólo de la adquisición de conocimientos y de un bagaje cultural con el que llenar la mochila, es mucho más. Es despertar a lo que Dios quiere de nosotros en lo concreto de la vida y responder con generosidad, y eso no es un juego de niños.
niño rezando
De estas ideas surgen las ilustraciones para la cubierta de este número. Por un lado un niño en su oración de la noche, junto a su cama antes de irse a dormir. Un pequeño que seguramente ha sido educado en la oración y participa de la catequesis de su parroquia. Un niño que progresivamente va descubriendo a Dios en su vida y que a la vez participa, también progresivamente, de la vida sacramental de su parroquia.
octubre2014
En contraposición el díptico que propongo para este mes es a Jesús rezando en el desierto. Si nos fijamos bien en los evangelios son muchos los pasajes en los que Jesús se retira a orar. Es en esos momentos de oración intensos, de encuentros con el Padre, en los que Jesús va descubriendo y aceptando su misión y lo que Padre le va pidiendo. Jesús acepta su pasión y descubre la necesidad del hermano de forma gradual.
octubre2014dibujo

Los dos dibujos nos dan una idea general de lo que este número de Misión Joven quiere transmitir. La reflexión sobre el despertar religioso no es sólo cosa de niños y no termina con la adolescencia, cada vez son más los jóvenes, o incluso adultos, que en un momento determinado de la vida sienten la necesidad de establecer una relación con Dios y descubren su importancia en su vida. También son muchos lo que aún habiendo vivido en un ambiente favorable y haber participado de un proceso educativo es por una experiencia concreta importante cuando deciden hacer a Dios presente en su vida de una forma más intensa.

Publicado en : Misión Joven

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *