Ya sé que no tienes trabajo.
Ya sé que no te lo esperabas.
Ya sé que nadie te ha enseñado qué hacer ahora.
Ya sé que te hubiera gustado que sucediera de otra manera.
Ya sé que la vida te da un vuelco y que eres muy joven.
Ella será ahora el mayor de tus desvelos.
Con ella aprenderás a esperar. Ella será tu esperanza.
Aprenderéis juntas a vivir.
Ella te demostrará ser el mejor de los imprevistos.
Porque la vida sin vuelcos, plana, no vale la pena. La vida es de los valientes, de los que ven en todo una oportunidad.
Cuando ella nazca y sus ojitos te miren, Dios te hará una visita y todo cobrará sentido.
Un bebé siempre es una buena noticia. Siempre.

narraluz12

Una respuesta a «#narraluz 12»

  1. Las palabras se dibujan como un pentagrama, como las cuerdas de un violín. Líneas paralelas que son vidas, compañías de un momento (una familia que se para a escuchar a un violinista en la calle, y luego sigue su camino) o para siempre (como la madre y su hijo del relato, como el padre y su hija de la foto). Líneas de carne entorchada que apuntan, siempre, al infinito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *