– La veo bailar y me pongo malo…

– ¿Pero tan bien lo hace?

– ¿Bien? Tendrías que verla… Es… es… una diosa. Ha sido dotada para el baile, sin duda.

– ¿Entonces? ¿Qué problema hay en dejar que siga su camino?

– ¡¿Qué problema hay?! Miro a sus compañeros, a sus amigos, a los padres de sus amigos… veo sus caras y su baba cayendo y… y… ¡me pongo malo! ¡Hay cosas para las que un padre nunca está preparado!

narraluz18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *