Apenas sin reparar en nada tiro la mochila sobre el sofá, como siempre. Me desprendo de mis zapatos y noto como la sangre les devuelve su forma natural. Siempre me ha encantado caminar descalzo, me da una libertad que me reconcilia conmigo mismo. Camino despacio quitándome la ropa que cae a un lado y otro hasta que llego al baño. La imagen de alguien que no reconozco me responde desde el espejo. Le guiño un ojo y le digo –no te preocupes, mañana irá mejor.-

narrraluz25

Una respuesta a «#narraluz 25a»

  1. Siempre me remito a un párrafo literario, como si los vuestros no fueran suficientes… pero no, no os equivoquéis, me gustan tanto que tengo que proponer otros, para restaltar la belleza de estos. Me ha gustado muchísimo. Como todos. 🙂

    «No. Daniel, el Mochuelo, no entendería nunca estas cosas, estas tozudeces de los hombres y que se justificaban como un anhelo lógico de liberarse. Liberarse, ¿de qué? ¿Sería él más libre en el colegio, o en la Universidad, que cuando el Moñigo y él se peleaban a boñigazo limpio en los prados del valle? Bueno, quizá sí; pero él nunca lo entendería.» El Camino. Miguel Delibes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *