– Mamá, ayúdame…

 

Y postrado de rodillas ante la amorosa mirada de María Auxiliadora, me resquebrajé en mil pedazos y rompí a llorar.

narraluz32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *