IMG_1624

 

Cuando te separas de aquello que te alimenta, cuando decides que tú puedes solo y no buscas lugares o personas nutricios, empiezas lentamente a morir.

Al principio no lo notas. ¡Incluso tienes mayor sensación de libertad! No te engañes. La raíz, lo que da fundamento a tu vida, se seca rápido. No es difícil. Y una vez seca la raíz… sólo cabe esperar.

Todavía se puede. ¡Vuelve antes de que ya no haya marcha atrás!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *