koeder_liebe

En la Palabra de Dios
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
«Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.» (Jn 20, 19-22)

A diferencia de Lucas (Hch 2, 1-41), Juan coloca la venida del Espíritu el mismo día de la resurrección de Jesús. En medio de los miedos y el dolor se presenta de nuevo la vida y esa vida nos acompañará siempre por medio del Espíritu. Los discípulos reciben el aliento del Resucitado y el mandato de perdonar en su nombre y con su poder. Como en aquel primer día, saber que Jesús ha resucitado significa saberse capaz de perdonar, porque se cuenta con el Espíritu de Jesús. quien se sabe acogido y querido por Dios tiene la fuerza y la facultad de querer y acoger.
Contempla la vidriera de Köder y a la vez repite las palabras de Jesús «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados» piensa y reza en tu experiencia de perdón, en las veces que te has sentido acogido por el Padre. Piensa y reza a la vez en tu experiencia de perdón hacia otros, la acogida, el amor…

publicado en misión joven en octubre de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *